Programa Académico-Cultural 2023

Ciclo de conferencias: Historias paralelas entre México y China

El evento se realizó en línea y contó con interpretación simultánea chino-español

La UNAM, a través del Centro de Enseñanza para Extranjeros (CEPE), la Sede UNAM-China y la Escuela Nacional de Lenguas, Lingüística y Traducción (ENALLT), organizó el ciclo de conferencias Historias paralelas entre México y China con el objetivo de analizar, desde una perspectiva histórica y de divulgación, la importancia de los vínculos antiguos y modernos entre nuestros países. 

En el acto de apertura, Aban Flores, profesor del Departamento de Arte del CEPE y coordinador del ciclo, comentó que las seis conferencias que conforman el programa ofrecen un panorama general de los contactos entre ambos países en tres momentos históricos: la antigüedad, las sociedades del Antiguo Régimen y los modernos Estados Nación, y para ello se convocó a destacados investigadores tanto de México como de China.

La iniciativa para llevar a cabo esta actividad surgió como una idea del profesor Aban Flores, junto con Wang Hansheng, estudiante de doctorado de la Universidad de Tsinghua, quien realiza una estancia en el CEPE. A esta propuesta se sumó el equipo de la UNAM-China, y en forma conjunta desarrollaron el proyecto, el cual requirió meses de preparación para la coordinación logística de husos horarios y asi como de vínculos institucionales. En este proceso se invitó a la ENALLT como entidad coorganizadora.

El ciclo se realizó en línea en tres sesiones, en conexión remota entre la Ciudad de México y Beijing. 

Con el fin de propiciar la participación de los públicos hispano y sinoparlantes, se ofreció interpretación simultánea entre chino y español, a cargo de la ENALLT y de la Sede UNAM-China. Para las entidades participantes esta es la primera vez que colaboran en conjunto en un evento con estas características.     

Ricardo Cornejo y Radina Dimitrova, académicos de la ENALLT, realizaron el trabajo de traducción e interpretación del chino al español. Por su parte, Xiao Yifei y Peng Kunhan, alumnos de la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing (BFSU), realizaron la traducción e interpretación del español al chino.  De este modo, el público que siguió las sesiones en Zoom escuchó las conferencias en sus respectivos idiomas. Con el apoyo técnico del CEPE, las sesiones se transmitieron en directo a través de Facebook y YouTube.

“Debemos reconocer la importancia de este evento sin precedentes. Para la ENALLT es motivo de orgullo ser partícipes de este esfuerzo colectivo para contribuir al acercamiento de la comunidad universitaria con la milenaria cultura china”, comentó en la sesión de apertura María del Carmen Contijoch, directora de la ENALLT.

Adalberto Noyola, director de la UNAM-China, refirió que “China y México cuentan con civilizaciones milenarias que han realizado grandes aportes a la humanidad en áreas como las matemáticas, la astronomía, la arquitectura, entre otras. Además, su cosmogonía tiene elementos en común, como la veneración a ciertos seres de la naturaleza, como las aves, las serpientes o los árboles. Esto muestra cómo diferentes culturas en diversas partes del mundo han evolucionado al mismo tiempo”.

“Nuestros países tienen un largo camino por recorrer juntos, en un marco de respeto, cooperación y amistad. Un mejor conocimiento de nuestra historia común, nuestra historia paralela y sus entrecruces, es un elemento necesario para avanzar en esa dirección”, consideró.

Alberto Vital, director del CEPE, coincidió en que México y China son civilizaciones milenarias. “China ha entendido muy bien el valor histórico, cultural y geoestratégico de México; y a su vez, México está entendiendo más y de forma más precisa la importancia de China; gracias al trabajo diplomático y la labor de las instituciones educativas, como lo hace la Universidad Nacional”.

Agregó que “la educación es siempre un instrumento de paz a corto, mediano y largo plazo. Estoy seguro de que los Estados deben cooperar y arbitrar para que las empresas compitan de manera sana y equitativa, y en ese contexto las universidades pueden extender mejor los beneficios del conocimiento”.

Las conferencias se encuentran disponibles en línea para consulta del público.

¿Existieron contactos entre la antigua China y Mesoamérica?

La primera sesión se realizó bajo el título ¿Existieron contactos entre la antigua China y Mesoamérica? Exploraciones sobre las teorías históricas.

Participaron Emiliano Ricardo Melgar Tísoc, investigador del Museo del Templo Mayor, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); Han Qi, investigador de la Universidad de Nankai y moderó Wang Hansheng, doctorante de la Universidad de Tsinghua.

Ricardo Melgar ofreció un recorrido histórico por algunas teorías que afirman que los antiguos habitantes de Mesoamérica tuvieron contacto con pobladores de la antigua China, con base en la similitud de algunos aspectos culturales como la elaboración de piezas de arte popular, las representaciones de deidades, el trabajo artesanal con el jade, entre otras. No obstante, el investigador concluyó que no existe evidencia científica que pueda probar que se dio un contacto en este periodo, y menos aún que hayan podido ejercer influencia mutua, sino que existen paralelismos que han sido analizados por diversos estudiosos. 

Indicó que el contacto entre ambas culturas parece poco probable dado la lejanía entre los dos continentes y la falta de tecnológica marítima; aunque han tratado de comprobar las teorías sin éxito. 

Han Qi presentó un panorama sobre su investigación acerca de la cultura maya. Ofreció un detallado recorrido sobre cómo era su forma de gobierno y las deidades que veneraban. Habló de que uno de sus mayores problemas eran las guerras constantes.

China y la Nueva España

La segunda sesión se realizó bajo el título China y la Nueva España, en la que participaron las doctoras Guadalupe Pinzón, investigadora del Instituto de Investigaciones Históricas (IIH) de la UNAM, y Yu Shiyang, investigadora de la Universidad de Pekín. La moderación estuvo a cargo de Carmen Yuste, investigadora del IIH de la UNAM.

Guadalupe Pinzón presentó una exposición iconográfica sobre la relación que existió entre China, Filipinas y La Nueva España; que además de comercial, implicó intercambios culturales en ambos lados del Pacífico. Comentó que Filipinas, específicamente la bahía de Manila, jugó un papel fundamental en esta relación; gracias a su posición geográfica, se convirtió en el principal punto de comercio del continente asiático y mediador entre diferentes regiones del mundo. 

El comercio entre China y La Nueva España se dio gracias a “El Galeón de Manila”, que eran barcos armados con cañones y cargados con diferentes mercancías como especias, animales vivos, vasijas, textiles, etc. Indicó que estos viajes no solo servían para comercializar productos, también propiciaban la migración.

Yu Shiyang habló sobre el mercado “El Parián”, el cual estaba ubicado en el centro de la Ciudad de México en lo que ahora conocemos como “La Plancha del Zócalo”, así como su forma de trabajar y posteriormente su desaparición. Mediante el análisis de diversas pinturas del siglo XVI, comentó sobre los productos provenientes de China que se comerciaban en este lugar. Dijo que la palabra Parián, que se piensa es de origen chino, en realidad es una palabra proveniente del tagalo (filipino), que significa mercado.

México y China en la época moderna

En la tercera sesión expusieron Marisela Connelly Ortiz, investigadora de El Colegio de México y Dong Jingsheng, investigador de la Universidad de Pekín. En representación de la Embajada de México en China participó como moderador Hernán de Jesús Ruiz Bravo, ministro de Asuntos Jurídicos y Multilaterales.

Marisela Connelly abordó las relaciones históricas entre México y China desde el siglo XX, cuando ambas regiones vivieron tiempos convulsos, incluyendo la Revolución Mexicana y la caída del régimen de la dinastía Qing en China.

La investigadora también expuso sobre la guerra civil entre el Partido Nacionalista y el Partido Comunista, que dio lugar a la fundación de la República Popular China y al establecimiento de los nacionalistas en Taiwán. Connelly destacó la importancia del reconocimiento del principio de una sola China para el establecimiento de relaciones diplomáticas entre México y la RPC, en 1972, y mencionó las dificultades de equilibrar sus relaciones bilaterales durante la Guerra Fría.

Por otro lado, Dong Jingsheng profundizó en la migración china hacia México en tres momentos históricos, comenzando con la primera migración gracias al Galeón de Manila en el siglo XVI hasta el s. XIX, seguida por la llegada de migrantes en el periodo de la revolución que sufrieron políticas antichinas y la xenofobia en México, lo que derivó en tragedias con el asesinato de migrantes chinos, y los posteriores acuerdos de reparaciones e indemnización al gobierno chino. 

En la etapa moderna, mencionó que ambos países han registrado un importante desarrollo comercial y buscan relaciones de beneficio mutuo para equilibrar la balanza comercial.  

A %d blogueros les gusta esto: