Programa Académico-Cultural 2022

Conversatorio Vinculación Académica Internacional

Los participantes coincidieron en la importancia de que las IES impulsen sus políticas de internacionalización en beneficio de la comunidad universitario.

En el marco de las actividades para conmemorar el 10º aniversario de la Sede de la UNAM en China (Centro de Estudios Mexicanos UNAM /BFSU), se organizaron cuatro conversatorios en conexión remota entre México y China, en los que participaron prestigiosos académicos, así como representantes diplomáticos.

Bajo un formato de preguntas generales realizadas por un moderador a todos los participantes, los conversatorios se dividieron en cuatro ejes temáticos: Vinculación académica internacional, Intercambio académico y movilidad estudiantil, La cultura como vía para el intercambio internacional y Las representaciones internacionales de las Instituciones de Educación Superior.

A continuación les presentamos los puntos más destacados del conversatorio Vinculación académica internacional.

En este conversatorio participaron: Francisco Trigo, coordinador de Relaciones y Asuntos Internacionales de la UNAM (CRAI); Jesús Seade, embajador de México en China, con la moderación de Víctor Cadena, vicepresidente de la Cámara de Comercio de México en China (MEXCHAM).

Francisco Trigo refirió que la internacionalización de la UNAM comenzó desde 1921, en el rectorado de José Vasconcelos, cuando se creó la Escuela de Verano con el fin de convocar a intelectuales para explicar lo que ocurría en el México posrevolucionario, principalmente a público del extranjero, en ese entonces de Estados Unidos y Canadá. La Escuela de Verano se convierte en el actual Centro de Enseñanza para Extranjeros (CEPE) con más de un siglo de historia. Posteriormente, en 1944, se fundó la primera Escuela de Extensión de la UNAM fuera del territorio nacional, en San Antonio, Texas, con el fin de difundir la cultura mexicana. En 1995, como resultado del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica se crea la segunda Escuela de Extensión en Ottawa, Canadá. Y la tercera Escuela se creó en 2002 en Chicago para atender a la comunidad mexicana residente en Illinois.

En el rectorado de José Narro se plantea la necesidad de continuar con la presencia de la UNAM en el extranjero, pero bajo un modelo más ágil y versátil, pero con el mismo impacto académico. Esto coincidió con la intención de la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing (BFSU) de estrechar más sus vínculos con la UNAM.

De esta suma de esfuerzos, en noviembre de 2012, en colaboración con BFSU, se crea el Centro de Estudios Mexicanos (CEM), ahora denominado Sede de la UNAM en China, con la que se estableció un nuevo modelo en la estrategia de internacionalización, el cual permitió la apertura de más sedes de la UNAM en otros países. Bajo el concepto de los CEM, las representaciones de la UNAM se alojan en universidades de prestigio con las que se han establecido convenios. 

La Sede busca promover la movilidad estudiantil, el intercambio de profesores, proyectos conjuntos de investigación, difusión de la cultura mexicana, así como la certificación y enseñanza del idioma español, a través del examen SIELE.

Por su parte, el embajador Jesús Seade reconoció el trabajo que la UNAM ha realizado en China para fomentar la cooperación internacional y el intercambio, así como la creación de redes de colaboración académica. La UNAM es un referente como modelo de vinculación académica internacional. 

Refirió que lo que se ha venido haciendo en el tema de internacionalización es fundamental y debe continuar y buscar formas de crecer y desarrollarse aún más en lo que se refiere a intercambios estudiantiles tanto semestrales como anuales, así como en el estudio de los idiomas como el chino con programas de inmersión, con el fin de cubrir la demanda de profesionales que conozcan China y hablen su lengua.

El embajador enfatizó la necesidad de impulsar programas de doble titulación tanto en la licenciatura como a nivel posgrado, los cuales son una necesidad en un mundo globalizado. Bajo este esquema, los estudiantes pueden estudiar en dos instituciones y obtener dos títulos profesionales por cada universidad participante.

Seade refirió que un área que podría desarrollarse aún más son los cursos en línea sobre temas chinos y mexicanos, lo que beneficia al estudiantado de las universidades participantes, los cuales tienen un gran potencial, así como seguir impulsando los cursos presenciales. 

Asimismo, indicó que debe impulsarse que más estudiantes mexicanos hagan su carrera universitaria en China, y no sólo estancias o intercambios cortos, porque esto les permitirá una mayor integración y ser expertos en su área de estudio. Del mismo modo para que estudiantes de China realicen su licenciatura en México. La formación en la universidad genera vínculos que perduran toda la vida.

El Embajador habló de impulsar el modelo de pasantías que se ha implementado en México, conocido como Jóvenes Construyendo el Futuro, pero enfocado a China, para beneficiar la internacionalización de los esfuerzos en la formación de jóvenes.

En este sentido, Víctor Cadena mencionó que la Mexcham tiene una alianza estratégica con cinco universidades en China, particularmente con sus facultades de español, con el fin de lograr un acercamiento con estudiantes chinos para que realicen prácticas profesionales en el sector empresarial.

En referencia a los esfuerzos de la UNAM en su modelo de internacionalización, Trigo mencionó que bajo el rectorado de Enrique Graue se busca conjuntar todos los esfuerzos universitarios y articularlos institucionalmente con la creación de la Coordinación de Relaciones y Asuntos Internacionales (CRAI), de la que dependen la Dirección General de Cooperación e Internacionalización (DGECI) donde se llevan los convenios y la movilidad de licenciatura; el CEPE, las Sedes de la UNAM en el extranjero, así como la Red de Macrouniversidades, que aglutina a 33 de las más importantes IES de América Latina. 

Del mismo modo, ocho universidades internacionales, entre ellas BFSU, tienen presencia en la UNAM, cada una con su propia oficina. Esta unificación de esfuerzos ha permitido desarrollar las estrategias de internacionalización, las cuales son evaluadas de forma permanente.

Para comunicar estos esfuerzos de internacionalización y socializar las políticas universitarias en una universidad con las dimensiones de la UNAM, se creó la Red Universitaria de Responsables de Internacionalización (RURI) para que cada escuela, facultad, centros e institutos tenga a un representante. En reuniones periódicas se comparten las buenas prácticas, se difunden convocatorias y se anuncian las políticas e iniciativas para la internacionalización, para que a su vez sean difundidas entre sus comunidades académicas y estudiantiles.  En términos de difusión habló de la Revista UNAM Internacional, la cual se edita en inglés y español y muestra el trabajo y las estrategias de internacionalización y su vinculación con IES extranjeras.

Trigo habló que muchos de los alumnos de la UNAM son estudiantes que no habían tenido una experiencia internacional. En lo que refiere al modelo de la internacionalización en casa, se creó el programa UNAMigo para que alumnos realicen intercambios con otros jóvenes y mejoren sus habilidades en lenguas extranjeras.  Sobre el programa de doble titulación, habló del posgrado compartido en Estudios Latinoamericanos que se estableció entre la UNAM y BFSU.

El coordinador de la CRAI indicó que las Sedes en el extranjero, no sólo se limitan al apoyo en la vinculación a entidades de la UNAM, también colaboran y vinculan a IES mexicanas, tanto públicas y privadas que se acercan a las representaciones universitarias. 

Finalmente, los participantes coincidieron en la importancia de que las IES impulsen sus políticas de internacionalización, ya que ello beneficia a sus comunidades universitarias y se mencionó que uno de los retos es impulsar una mayor cooperación en temas científicos y tecnológicos. 

A %d blogueros les gusta esto: