Programa Académico-Cultural 2021

Resuenan sonidos prehispánicos mayas en China

Aspectos inmateriales sonoros han acompañado a los grupos mayas desde la época prehispánica hasta la actualidad

Vestigios de sonidos emitidos con instrumentos prehispánicos de origen maya fueron escuchados por el alumnado y profesorado del Conservatorio Central de Música de China (CCOM, por sus siglas en inglés), en una conferencia organizada por la Sede de la UNAM, en colaboración con el Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas.

Bajo el título Instrumentos Sonoros Prehispánicos Mesoamericanos, Francisca Zalaquett, investigadora del Centro de Estudios Mayas, explicó que gracias al descubrimiento de estos objetos en diversas zonas arqueológicas, así como el estudio de códices, murales, entre otras fuentes, se sabe que eran utilizados como una forma de expresión en la vida cotidiana y para realizar diversos rituales.

Francisca Zalaquett, investigadora del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM.

En la sesión, que se realizó vía remota desde la Ciudad de México, mientras que en Beijing asistieron de forma presencial estudiantes del departamento de musicología y educación musical, Francisca Zalaquett presentó el resultado de sus investigaciones e incluyó un catálogo de grabaciones con instrumentos prehispánicos, los cuales fueron escuchados en China por primera vez.

La conferencia se desarrolló en inglés y contó con la interpretación al chino de Zhang Xiaoyu, profesora del CCOM.

Entre los asistentes participaron An Ping, decano del Departamento de Musicología del CCOM, así como Guillermo Pulido, director de la UNAM-China. La moderación fue realizada por Pablo Mendoza, coordinador Académico y Cultural de la Sede.

Nuevo enfoque sonoro

Francisca Zalaquett, quien es doctora en Antropología por la UNAM y se especializa en arqueoacústica, propone una metodología para el análisis organológico y acústico de cada tipo de instrumento mesoamericano, con el fin de brindar algunas interpretaciones sobre cómo los sonidos podrían haberse materializado, compartido y utilizado en momentos específicos de los rituales mayas.

La investigadora es autora y coordinadora de diversos libros. Entre los más recientes, publicados por el Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, se encuentran: Diálogos entre Saberes. Estudios Interdisciplinarios en Arqueología (2017), Estrategia, Comunicación y Poder Una perspectiva social del Grupo Norte de Palenque (2015), El Enano de Uxmal (2015).

Francisca Zalaquett también es coordinadora académica del proyecto Universo sonoro maya. Un estudio diacrónico de la acústica, el uso, función y significado de sus instrumentos musicales, el cual propone un análisis histórico, iconográfico, arqueológico, acústico y etnológico de los instrumentos musicales obtenidos tanto en las excavaciones realizadas en varios sitios arqueológicos. Asimismo, se incorpora la antropología de los sentidos, que abarca el análisis del cuerpo, la mente y el medio ambiente.

En su conferencia, Francisca Zalaquett explicó que los antiguos mayas, cuya historia se remonta aproximadamente al año 2000 a.C., habitaban un vasto territorio que comprendía Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, así como los países centroamericanos de Guatemala, Belice y algunos territorios de Honduras y El Salvador; fueron creadores de una cultura excepcional, que se destaca por su arquitectura, arte, su complejo sistema de escritura, así como sus conocimientos calendáricos y su religión.

Para la investigación se replanteó el concepto occidental de música de los griegos, cuya definición se basa en el arte de crear sonidos coherentes y lógicos, siguiendo los principios de melodía, armonía y ritmo. Sin embargo, el concepto griego deja fuera el estudio de expresiones sonoras de diferentes culturas, como las mesoamericanas, que producían sonidos no sólo para crear música, también eran parte de su vida diaria como una forma de expresión.

Mediante la arqueoacústica, el estudio del sonido ayuda a comprender la forma en que las antiguas culturas interactuaban entre sí y con su entorno.

La académica de la UNAM explicó que se han descubierto muchos y variados instrumentos, obtenidos en excavaciones en México y Guatemala, por tal motivo desarrollaron una metodología para analizar las características organológicas y acústicas de cada tipo de instrumento. De este modo ha sido posible reproducir o emular los sonidos para realizar un análisis acústico en laboratorio, con el fin de entender cómo eran utilizados.

En la cultura maya antigua, la música y los sonidos han sido y siguen siendo parte de la tradición oral.  Si bien no se han encontrado partituras musicales, se cuentan con grandes fuentes arqueológicas que incluyen traducciones de estelas, vasijas y pinturas murales de una variedad de sitios con imágenes de ritos y acciones donde los músicos están presentes, en ocasiones acompañados de bailarines, así como instrumentos musicales recuperados durante excavaciones.

Se puede observar que el canto, la música y la danza están interrelacionados, ya que los músicos y otros personajes aparecen en una amplia variedad de lugares y tiempos sagrados; por ejemplo en imágenes de mitos cosmogónicos, ceremonias al inicio de ciclos calendáricos, visitas reales, entronizaciones, sacrificios humanos, juegos de pelota, guerras y capturas.

Los antiguos mayas manejaban el sonido como otra forma de percepción vinculada a la plástica y la arquitectura, transmitiendo con ellos mensajes y sensaciones. Una de las principales funciones de la emisión de sonidos era llamar la atención de entidades sobrenaturales con las que querían establecer comunicación, explicó la investigadora.

“En la sala uno de los murales de Bonampak podemos ver una ceremonia de ascenso, en la que tres jóvenes nobles bailan acompañados de cinco músicos con sonajas, un gran tambor, mientras que otros tres que golpean el caparazón con astas de venado”.

Zalaquett explicó que en el análisis de laboratorio se tocaron algunos instrumentos prehispánicos dentro de una cabina móvil insonorizada, y con la utilización de un algoritmo especial fue posible caracterizar el contenido armónico de cada grabación, sin utilizar una terminología de tonos occidentales.

Entre los instrumentos se encuentran flautas, cascabeles, trompetas y tambores con diseños polimorfos que incluyen figuras de animales, personas y vasijas, entre otras formas.

Al analizar el conjunto de las grabaciones, las características organológicas de cada instrumento (es decir cómo producen el sonido), así como el material con el que fueron hechos, las técnicas de fabricación, estilo e iconografía permitieron establecer subtipos de instrumentos. divididos en aerófonos, audiófonos y membrafonos.

“Es importante considerar los instrumentos sonoros materiales con importantes aspectos inmateriales que han acompañado a los grupos mayas desde la época prehispánica hasta la actualidad, con cambios y continuidades propios de su dinamismo cultural”, observó.

Diálogo académico

En el diálogo académico con la comunidad del Conservatorio, Chen Ziming, profesor jubilado del Departamento de Musicología, considerado uno de los más destacados expertos de China en el campo, comentó que hace años visitó ruinas mayas en México, e intercambió experiencias con profesores de la UNAM. Si bien conoció algunos instrumentos prehispánicos, se dijo impresionado por la variedad de los objetos mostrados en la conferencia.

También recalcó la importancia del enfoque de la investigación, porque considera estudiar a los instrumentos no sólo en su función de producir música, sino como una forma expresiva sonora.

En este sentido, la doctora Zalaquett comentó que justamente los instrumentos eran utilizados tanto para producir música como para producir sonidos orientados a diferentes fines comunicativos, también para cazar, realizar mediciones de distancias, entre otros.

No existe una clara separación entre la utilización de los instrumentos para producir música y como forma de expresión, por lo que uno de los retos de la investigación es identificar cómo eran utilizados en ciertos periodos, tanto en los rituales de sacrificios humanos, o en las procesiones de la nobleza, abundó.

La investigadora observó que inclusive algunos instrumentos eran utilizados sólo por las élites mayas, como el caso de las flautas tetratubulares, mientras que los silbatos eran comunes entre toda la población.


Asimismo, indicó que algunos instrumentos encontrados en las zonas arqueológicas de los juegos de pelota, como caparazones de tortuga, tambores y sonajas, también eran utilizados en rituales para llamar las lluvias o para la fertilidad.  

¿Es posible interpretar melodías con los instrumentos prehispánicos?, preguntó una profesora del Conservatorio.

“Sí es posible pero no se ha intentado reproducir melodías al estilo occidental porque esa no era la función de dichos instrumentos, buscamos acercarnos a la forma en cómo se reproducían los sonidos en el periodo prehispánico”, indicó Zalaquett.

Agregó que si bien son instrumentos microtonales, se analiza si es posible reproducir una escala musical en los análisis de laboratorio.

Un alumno preguntó si los mayas de la actualidad aún conservan expresiones musicales antiguas y qué tipo de música producen.

Cuando los españoles llegaron a América y vieron los rituales de los mayas con sus instrumentos, consideraban que eran actos paganos y censuraron estas prácticas. No obstante, los mayas preservaron algunos sus instrumentos hasta la actualidad, como una forma de resistencia ante los conquistadores, explicó la académica de la UNAM.

“Hay algunos instrumentos como las flautas de cerámica que han intentado recuperarse para la producción musical. Los artesanos mayas buscan reproducir algunos instrumentos prehispánicos para su uso actual. Por otra parte, los mayas también utilizan instrumentos traídos por los españoles, como las trompetas metálicas y los tambores de dos membranas, llamados cortés, por el conquistador Hernán Cortés, como una forma de diferenciarlos de los instrumentos mayas. Es un ejemplo de sincretismo cultural”.

Por otra parte, Francisca Zalaquett comentó que en las festividades actuales los mayas tocan dos tipos de música, la tradicional y moderna, en la que interpretan cumbias, e inclusive los jóvenes producen hip hop en lengua maya.

En una comparación sobre los idiomas maya y chino, la investigadora consideró que al ser lenguas tonales, ambas son muy musicales.

Finalmente, Francisca Zalaquett invitó al público a visitar el sitio http://www.universosonoromaya.unam.mx/ en el que se muestra el catálogo de instrumentos prehispánicos. También se incluyen grabaciones y un juego interactivo en el que las personas pueden crear sus propias melodías con instrumentos prehispánicos.

Juego Interactivo del sitio http://www.universosonoromaya.unam.mx/

México y China, tradiciones musicales milenarias

Al término de la conferencia, la doctora Francisca Zalaquett compartió sus impresiones sobre el diálogo con los alumnos del Conservatorio.

Se piensa que entre México y China existen algunas similitudes, ya que ambos son países con una historia milenaria y una gran diversidad cultural. En este sentido, ¿considera que existen similitudes entre los instrumentos prehispánicos y los instrumentos tradicionales chinos, ya que ambos no pertenecen a la tradición musical de Occidente?

Considero que ambos países tienen, como tú muy bien explicas, grandes tradiciones milenarias y muy ricas y diversas. Sí existen similitudes entre los instrumentos sonoros prehispánicos y tradicionales chinos en el sentido que buscan evocar paisajes aurales de su propio medio, por ejemplo, emiten en muchos casos cantos de las aves, efectos de vientos, de lluvias, etc.

También sus significados están muy relacionados con los contextos en donde se interpretaban, y en ambos casos son instrumentos microtonales, con una gran variedad sonora, lo que da cuenta de su gran conocimiento y manejo en la manufactura de una gran variedad de instrumentos.

¿Cómo preservar estas expresiones sonoras del pasado en la actualidad? 

Estas expresiones sonoras forman parte del conocimiento ancestral de estas culturas, por esta razón resulta imprescindible que se preserven y se difundan, y una de las formas es crear plataformas donde todos puedan acceder a oír estos instrumentos, y en algunos museos que se puedan bajar con algún código QR los audios, para poder escuchar los sonidos de ciertas piezas.

Además en la página web de nuestro proyecto incorporamos una sección donde se puedan bajar los audios y ahí mismo se puedan efectuar composiciones modernas con estos sonidos, ya que proponemos que el conocimiento es en muchas formas una práctica lúdica y creativa y de esta forma esta tradición podrá llegar a varios ejes de la población, así como a distintas edades.

¿Qué impresión se lleva de esta conferencia impartida a estudiantes y profesores del Conservatorio?

Me llevo una excelente impresión, con todos los estudiantes muy atentos y tomando apuntes y fotografías y preguntando, espero que les haya gustado mucho y les de un panorama más amplio del gran universo sonoro que existía y existe en los grupos mesoamericanos, y en específico en este caso en los mayas.

Los profesores fueron muy amables y estuvieron ayudando muchísimo con la traducción con mucho entusiasmo, por lo que quiero nuevamente agradecer toda la ayuda de la Maestra Zhang. También hicieron preguntas muy interesantes, así como sus comentarios, me sentí muy honrada de poder contar con su presencia y sus opiniones.

¿En su opinión, cuál es la importancia de que la UNAM-China difunda estos temas entre el público asiático?

Creo que es muy importante que se difundan estos temas en el público asiático, ya que en muchas ocasiones no contamos con puentes de comunicación que nos unan y esta es una gran oportunidad de conocer a otros especialistas y estudiantes y escuchar sus interpretaciones y opiniones, lo cual puede enriquecer muchísimo nuestra investigación y a la vez cambiar la noción errada que se ha tenido que las culturas mesoamericanas tenían un tipo de música muy básica y limitada, lo cual fue fomentado durante el periodo colonial y se ha mantenido hasta nuestros días, y revalorar y dar el lugar que se merecen todos los conocimientos y prácticas sonoras que eran claves en los rituales y expresiones sociales de los grupos mesoamericanos.

A %d blogueros les gusta esto: